Ver el plumero.

Me sorprende cómo ha cambiado el discurso de algunos. Y es que el hambre siempre ha agudizado el ingenio. Bueno, en verdad no me sorprende; siempre han estado esos que se han subido al carro de lo que estaba de moda. Estoy hablando de los que hasta hace dos...

Un día cualquiera.

Cuatro de septiembre. Tengo escritos esparcidos por todas partes. En el ordenador, en el móvil, en papel, en mi casa, en casa ajena, en el coche. En cuadernos o trozos de papel. En servilletas o tickets de compra. En una estantería, en cualquier cajón, en el maletero...