Saben que no soy suya.

enero 19, 2020

Yo no quiero que mis hijos piensen como yo. No quiero que sean como yo. Me sorprenden quienes se enorgullecen de que sus hijos tengan los mismos gustos que ellos, se dediquen a lo mismo, piensen igual o vean el mundo de la misma manera.

Me sorprendo muchas veces preguntándoles qué piensan de algunos temas. Me divierte entender cómo lo ven todo. Definitivamente, ellos me educan. Ellos son reflejo de su edad, su tiempo, sus colegios, universidades, trabajos, parejas y amigos. Ellos no piensan como yo. No ven el mundo como yo. Me gusta jugar a ver el mundo bajo su prisma para, al cabo de un rato, volver al mío. Ir saltando de uno al otro. Su mundo, mi mundo. El mundo.

Me horrorizaría que esto no fuera así. Me encanta ver que cada uno es diferente, que piensan diferente, que tiene intereses diferentes. Me gusta que sean personas independientes en todo. De mis pensamientos, también. Adoro nuestras sobremesas eternas hablando de la vida. Yo pregunto y escucho. Aprendo.

Mis hijos saben que no son míos. Mis hijos, mi hija saben que yo no soy suya.

Entradas relacionadas

Y tú, ¿te atreves?

Y tú, ¿te atreves?

Esta semana escuché a una persona de estas que dedica su vida a que nos queramos por dentro que llegará el día en el que ya no pronunciaremos la frase 'no aparentas la edad que tienes' (forma bonita de decirte que tienes la edad que tienes). La influencerdelavida en...

Yo me flagelo, tú te flagelas.

Yo me flagelo, tú te flagelas.

La letra con sangre entra es uno de refranes que alimenta la creencia de que solo el castigo nos ayuda a crecer. Nos han hecho creer que la bondad con uno mismo es perjudicial. El castigo físico ya no está presente, pero seguimos pensando que la autoflagelación es...

Fracaso

Fracaso

Tener la visión clara, ser capaz de discernir y aceptar lo que ocurre es clave en el proceso de superar un fracaso. ¿Dónde nos centramos cuando queremos aprender del fracaso? En la tarea, el objetivo, la meta, el reto: todo lo que salió mal. Y es verdad que salió mal,...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.