Gurulandia.

mayo 31, 2019

 

Todos acaban allí. Todos han tenido vidas paralelas. Todos cuentan la misma historia. Salen todos de un único molde. Todos tenían una vida anterior exitosa. De repente, un acontecimiento inesperado les para y les hace reflexionar sobre el verdadero sentido de su vida. Entonces descubren que su verdadera vocación es ayudar a los demás. Su sabiduría la deben a su experiencia. 

La puesta en escena de una gurucharla está muy cuidada. Buenos comunicadores, saben manejar perfectamente los componentes emocionales y el impacto de los mismos a lo largo de su discurso.  Control absoluto del tono de voz, el timbre y el ritmo de sus historias.

Se basan en la idea de que cada persona puede crear “la mejor versión de sí misma” (lo repiten hasta el aburrimiento) siguiendo su fórmula secreta de éxito.

¿Qué hacen?

  1. Te enseñan trucos y herramientas para que consigas tus objetivos de una manera fácil, rápida y sin esfuerzo. Pocas cosas en la vida son fáciles, rápidas y se consiguen sin esfuerzo.
  2. Prometen cambiarte la vida. Lo que no has aprendido en todos tus años de vida ellos te lo enseñan en unas horas.
  3. Te llevan a dónde siempre has querido llegar. No tienen ni idea de tu vida pero ya saben dónde y cómo llevarte.
  4. Creen que todo es un problema de actitud. El entorno en el que te mueves, tus recursos y tus capacidades no tienen nada que ver en la consecución de tus objetivos. Puedes lograr todo aquello que te propongas.
  5.  Su relato se basa en experiencias personales, suyas y de otros (reales e inventadas). Su gran pecado es la autorreferencia. Conciben la vida y sus aprendizajes en función de lo que ellos han vivido.  
  6. Palabras como éxito, control de tu vida, objetivos, motivación, abundancia, grandeza, liderazgo y cualquier neurotontería. Y valientes, siempre valientes. Jamás se rinden. Te hacen creer que tu vida es mucho peor de lo que es.
  7. Trascienden al mundo terrenal haciendo referencia al Universo, energías, seres de luz y demás cosas intangibles. Los hay que van más allá y se lían con el mundo cuántico, imposible de entender para mentes normalitas como las nuestras.
  8. Una vez que se sitúan en el pedestal (ellos arriba y tu abajo), entra en juego tu incertidumbre, tu indecisión y tu miedo a perder la oportunidad de tu vida: “¿quieres llevar una vida de éxito o quedarte al margen de tu propia vida?” Cuando ya saben que son vistos en el pedestal te hablan de niveles, tratando tu vida como un vulgar juego de la Play.
  9. A partir de aquí sus mensajes son agresivos. Si no lo haces ahora parece que no vas a salir del hoyo. Todo es ahora, rápido. Ya. No puedes perder un minuto de tu vida. Recuerda :”vive cada día como si fuera el último”.
  10. No tienen estudios en comportamiento humano. No saben cómo funcionamos las personas. Son experiencia personal e inspiración. E inconsciencia de dedicarse a guiar vidas humanas sin saber si detrás de esa ansiedad, miedo, tristeza o indecisión hay alguna patología o comportamiento disfuncional que necesita atención profesional.

Entradas relacionadas

Yo me flagelo, tú te flagelas.

Yo me flagelo, tú te flagelas.

La letra con sangre entra es uno de refranes que alimenta la creencia de que solo el castigo nos ayuda a crecer. Nos han hecho creer que la bondad con uno mismo es perjudicial. El castigo físico ya no está presente, pero seguimos pensando que la autoflagelación es...

Fracaso

Fracaso

Tener la visión clara, ser capaz de discernir y aceptar lo que ocurre es clave en el proceso de superar un fracaso. ¿Dónde nos centramos cuando queremos aprender del fracaso? En la tarea, el objetivo, la meta, el reto: todo lo que salió mal. Y es verdad que salió mal,...

¿Y ellas?

¿Y ellas?

Ellas, mujeres cuya necesidad es tal que en ocasiones se someten a varios tratamientos de fertilidad sin importar los riesgos para su salud. Ellas y la meca de la explotación reproductiva. Un contrato que no es más que pura usura reproductiva. Ellas y una cláusula de...

3 Comentarios

  1. Albert Cebrián i Agrás

    Una radiografia realmente buena. Pero nos libraremos algún dia de ellos??

    Responder
    • mariajesusgimenez

      Algún día tendrán que salir de la zona de confort, digo yo. Tanto predicar, tanto predicar…. Un saludo y gracias por comentar.

      Responder
  2. Bárbara Roca

    La gran mayoría de » gurús»
    ( pseudoterapeutas) tienen trastorno de personalidad narcicista.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.