Querido plan B.

Querido plan B: Eras el segundón, la alternativa, el recurso cuando la opción más deseada no salía. Te escondíamos en la sombra. Te dedicábamos algo de tiempo aunque no tanto como te merecías. Saber que existías nos tranquilizaba. Las decepciones contigo duraban menos. Eras el salvavidas de nuestra frustración. En ti encontrábamos consuelo. Ahora, querido …