Es trabajo.

Ha llegado el momento de volver a empezar por el principio.  Vamos a ello. Las dos primeras cuestiones que tengo que tener claras si busco a alguien que trabaje para mí: 1. Le tengo que poder pagar. Menuda obviedad, pensaréis. Ya, una más. Si se me llena la boca con mi equipo, se me debería …