Gurulandia.

 

Todos acaban allí. Todos han tenido vidas paralelas. Todos cuentan la misma historia. Salen todos de un único molde. Todos tenían una vida anterior exitosa. De repente, un acontecimiento inesperado les para y les hace reflexionar sobre el verdadero sentido de su vida. Entonces descubren que su verdadera vocación es ayudar a los demás. Su sabiduría la deben a su experiencia. 

La puesta en escena de una gurucharla está muy cuidada. Buenos comunicadores, saben manejar perfectamente los componentes emocionales y el impacto de los mismos a lo largo de su discurso.  Control absoluto del tono de voz, el timbre y el ritmo de sus historias.

Se basan en la idea de que cada persona puede crear “la mejor versión de sí misma” (lo repiten hasta el aburrimiento) siguiendo su fórmula secreta de éxito.

¿Qué hacen?

  1. Te enseñan trucos y herramientas para que consigas tus objetivos de una manera fácil, rápida y sin esfuerzo. Pocas cosas en la vida son fáciles, rápidas y se consiguen sin esfuerzo.
  2. Prometen cambiarte la vida. Lo que no has aprendido en todos tus años de vida ellos te lo enseñan en unas horas.
  3. Te llevan a dónde siempre has querido llegar. No tienen ni idea de tu vida pero ya saben dónde y cómo llevarte.
  4. Creen que todo es un problema de actitud. El entorno en el que te mueves, tus recursos y tus capacidades no tienen nada que ver en la consecución de tus objetivos. Puedes lograr todo aquello que te propongas.
  5.  Su relato se basa en experiencias personales, suyas y de otros (reales e inventadas). Su gran pecado es la autorreferencia. Conciben la vida y sus aprendizajes en función de lo que ellos han vivido.  
  6. Palabras como éxito, control de tu vida, objetivos, motivación, abundancia, grandeza, liderazgo y cualquier neurotontería. Y valientes, siempre valientes. Jamás se rinden. Te hacen creer que tu vida es mucho peor de lo que es.
  7. Trascienden al mundo terrenal haciendo referencia al Universo, energías, seres de luz y demás cosas intangibles. Los hay que van más allá y se lían con el mundo cuántico, imposible de entender para mentes normalitas como las nuestras.
  8. Una vez que se sitúan en el pedestal (ellos arriba y tu abajo), entra en juego tu incertidumbre, tu indecisión y tu miedo a perder la oportunidad de tu vida: “¿quieres llevar una vida de éxito o quedarte al margen de tu propia vida?” Cuando ya saben que son vistos en el pedestal te hablan de niveles, tratando tu vida como un vulgar juego de la Play.
  9. A partir de aquí sus mensajes son agresivos. Si no lo haces ahora parece que no vas a salir del hoyo. Todo es ahora, rápido. Ya. No puedes perder un minuto de tu vida. Recuerda :”vive cada día como si fuera el último”.
  10. No tienen estudios en comportamiento humano. No saben cómo funcionamos las personas. Son experiencia personal e inspiración. E inconsciencia de dedicarse a guiar vidas humanas sin saber si detrás de esa ansiedad, miedo, tristeza o indecisión hay alguna patología o comportamiento disfuncional que necesita atención profesional.

3 Replies to “Gurulandia.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s